Un poco de Historia

En 1939 se unieron las esperanzas de un grupo de pioneros que, con gran esfuerzo  fundarían  la entidad cruzando sus destinos para iniciar un camino que, sin que ellos pudieran imaginarlo, se iba a extender tantos años en el tiempo.

Una decisiva noche del invierno de 1939, reunidos en la actual pizzería y casa de empanadas La Americana de Callao 83, de la Capital Federal; todos ellos coincidieron seriamente en la necesidad de unirse en una asociación que los representase.

El 3 de junio de 1939, “siendo aproximadamente las 22 horas, un núcleo de propietarios de negocios de pizzerías y venta de empanadas”, se reunieron “a objeto de arbitrar medidas legítimas para obtener de la Intendencia municipal, la derogación de una ordenanza que afectaría la feliz marcha de los negocios instalados del ramo, y luego de un breve cambio de ideas conceptuando la falta de solidaridad y unión entre las personas dedicadas a esta clase de comercio por carecer de un Centro o Agrupación que los arrime; resuelven constituir una entidad que lleve tan excelentes fines para el gremio y que se denominará Centro Unión Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas”. Logrando gracias a sus méritos, la Personería Jurídica en el año 1942.

Gracias a los iniciadores del camino de Appyce, basados en sus sueños que permitieron dar origen a esta entidad cuya continuidad de objetivos, recibida y conservada a lo largo de todas estas décadas, hoy está viva en quienes forman parte de Appyce y siguen dando su mejor esfuerzo y dedicación para favorecer a todo el gremio en su conjunto, pertenezcan o no a la entidad.

La revista desde el principio fue gratuita, porque su interés era difundir los objetivos de Appyce y nuclear a cada vez más personas vinculadas al sector; estuvo subsidiada con espacios de publicidad de distintos proveedores. En las actas queda registrada que la idea de la revista fue de Ricardo Ghiotto, quienes junto a Pedro Berro y Antonio Vargas impulsaron el primer número, y cuya dirección luego quedó en manos del empleado de la asociación, José Cocini; las primeras tiradas eran de 300 ejemplares.